Los amigos del hijo de Genaro: “Le pegaba”

Reportaje publicado ElPeriódico de Huelva el lunes 24 de octubre de 2011
Autor: Ígor R. Iglesias

El padre le pegaba a su hijo”. Lo que ven los niños no coincide casi nunca con lo que perciben los mayores. Y estas palabras de dos de los amigos de Antonio Ramallo, el hijo de Genaro, que fue asesinado, junto a su madre, presuntamente por su padre, cuando el niño tenía 10 años, dicen mucho, según los que ahora son jóvenes y entonces niños, de la personalidad de un hombre del que todo el mundo dice que era “buena persona”.

La simpatía de la que habla todo el mundo que ha tenido contacto alguna vez con este hombre choca con el recuerdo de quienes vieron durante su infancia que su amigo Antonio sufría maltratos en su casa, a manos de un padre que “se quitaba el cinturón y le pegaba mucho a su hijo”. Lo dice Francisco González, con quien coincide su hermana Mari Trini.

Francisco es explícito a la hora de valorar cómo era Genaro Ramallo con su hijo: “Era un capullo”.

Según ambos, el acusado de la muerte del niño y su madre “se enfadaba por cualquier cosa y enseguida se quitaba el cinturón y comenzaba a pegarle”, algo que, según Francisco, “era muy habitual”.

Las palizas de las que hablan desembocan en castigos como “encerrarlo en su habitación a oscuras durante mucho tiempo”.

Este temperamento, que siempre “mostró en casa, nunca en la calle” sólo era observado por estos niños que, cuando sucedían aquellos acontecimientos, tenían siete, ocho, nueve y diez años.

¿Quién iba a creer entonces a aquellos niños? Todo el mundo tenía entonces y tiene ahora a Genaro por alguien extrovertido, simpático, culto y muy educado.

Lo que piensan los adultos y lo que recuerdan estos niños que ahora son adultos no guardan relación. Es, por ello, que concluyen que “tenía una cara para la calle y otra muy diferente en su casa”.

David Gil, otro amigo, por su parte, recuerda algo muy diferente: “Al padre le gustaba jugar con su hijo y conmigo al boxeo”, con unos guantes que tenía en casa.

Otro amigo, Juan José dice que “ha sido un palo, pero no sólo para mí, para todos los amigos”, que “nos criamos juntos y compartimos toda nuestra niñez con Antonio”. Este joven recuerda que “de la noche a la mañana ya no volvimos a verlo más, pero al padre sí lo veía por aquí”.

Juan José, de 28 años, indica que “todo esto me ha afectado mucho, al saber que la noticia que escuché sobre dos cadáveres en Almonaster al final era por mi amigo de la infancia y su madre”. Es algo “muy duro, muy duro para todos nosotros”.

Juan José recuerda, en el mismo lugar en el que jugaban de niños, los juegos “al trompo, las bolas o en un columpio que había”.

 

los adultos // Manoli, la catequista de Antonio Ramallo, que hizo la comunión dos meses antes de ser asesinado, no recuerda problemas en la familia, a pesar de vivir en la misma planta del bloque de pisos donde se encuentra la vivienda en la que vivía Antonio con su padre y su madre.

María Cruz, vecina de la plaza Sancho Panza de la capital onubense, en la que vivían entonces todos estos niños, dice que para ella “ha sido como una bomba” y “me entra un escalofrío cada vez que lo pienso desde que me he enterado”, dice María. “No me explico cómo un padre puede hacerle eso a un hijo”, en referencia a Genaro Ramallo.

La madre de Francisco y Mari Trini, Trinidad Arreciado, y los padres de David Gil, está muy afectados.

One thought on “Los amigos del hijo de Genaro: “Le pegaba”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s