Un desahucio le salva la vida

Noticia publicada en elPeriódico de Huelva el miércoles 7 de marzo de 2012
Autor: Ígor R. Iglesias

La mujer aparecida en situación de cautiverio en la aldea de El Patrás ha sido salvada de una muerte segura, tras cerca de un año de reclusión en una vivienda de esta aldea situada en el término de Almonaster. La mujer está ahora ingresada en el Hospital de Riotinto, afectada de una grave desnutrición.

Fue un desahucio judicial por impago de alquiler lo que le ha salvado la vida. Un juez de Aracena ordenó entrar en la vivienda y fue entonces cuando la mujer pudo ser trasladada hasta el citado centro hospitalario comarcal.

La mujer vivía con su marido, un hombre 15 años mayor que ella al que se apunta como presunto responsable de la falta de higiene, de alimentación y de libertad de esta mujer. Así lo piensa la familia de la dueña de la casa. Carmen Vázquez, la madre de la misma, indica que “ese hombre se iba y la dejaba aquí, cerrándole la puerta”. Otro familiar va más allá: “Es un crimen lo que ha hecho con esa mujer”, ya que “la pobre no podía hablar con nadie ni salir de casa”.

Los vecinos han descrito al hombre como alguien detestable: “No se lavaba”, dicen unos; “impedía que ella tuviera relaciones sociales con el resto de los vecinos, ni para comprar el pan”, dicen otros; “la encerró en casa”, asegura alguien; y, “como venganza por negarse uno de los vecinos a prestarle el coche, pinchó las ruedas de todos los vehículos del vecindario”, indica otro.

Todos se quieren mantener en el anonimato, pues dicen tener miedo a “represalias”. En este sentido, una de las vecinas es explícita: “Si es capaz de haber tenido a su mujer así, que no será capaz de hacernos al resto”.

El hombre está en libertad y no ha trascendido que fuera detenido por estos hechos. La aparición de la Guardia Civil sólo consta para resolver el asunto del desahucio, tras la orden judicial que autorizó en enero a entrar en la casa.

No es la primera vez que el inquilino deudor se somete a desahucio. Ya antes había sido desahuciado de una vivienda en Mazagón, según consta en un informe del Servicio de Gestión Tributaria al que ha tenido acceso esta redacción.

El marido de la mujer ingresada ha trabajado en una farmacia próxima al antiguo hospital Manuel Lois, según los que lo han conocido, por lo que los vecinos sospechan que, teniendo conocimientos farmacéuticos, hubiera podido drogar a su esposa para someterla a un secuestro encubierto.

De lo que pone en los informes médicos sólo ha podido saberse que la mujer se encuentra hospitalizada aún en estado de desnutrición tras más de un mes de tratamiento.

Los hechos ocurrieron desde verano del año pasado y la orden judicial autorizó a entrar en la vivienda el 27 de enero, día en el que se dio traslado al hospital a Josefa. Anteriormente, los servicios sociales comunitarios habían acudido a la vivienda tras tener conocimiento de que una mujer podría necesitar ayuda. Sin embargo, no hubo una intervención directa porque la propia afectada fue la que rechazó expresa y personalmente la ayuda. Hay vecinos que sospechan que fue por miedo. La mujer no se ha pronunciado al respecto y a él se le sitúa viviendo en las inmediaciones de la estación de autobuses de Huelva.

ALMONASTER, ESCENARIO DE NUEVO DE OTRO HECHO DRAMÁTICO

Almonaster la Real, un pueblo tranquilo y de personas afables, ha vuelto a ser el escenario de un hecho dramático. Lo fue ya durante los meses de septiembre y octubre, cuando cerca del núcleo principal y de otras de sus aldeas, Calabazares, eran hallados dos cuerpos, el de una madre y un hijo.

Allí, la Policía Judicial daba con los cadáveres de María del Carmen Espejo y Antonio Ramallo, de 26 y 10 años de edad, respectivamente. Los agentes daban con ellos tras 18 años de desaparición. Fueron encontrados en un pozo situado en la finca propiedad del marido de la mujer y padre del menor, Genaro Ramallo, un profesor de clases particulares de matemáticas en la capital onubense, que fue detenido cerca de Toulouse, en Francia, días después tras haber huido de España. Actualmente se encuentra en prisión.

Este escabroso hecho sobresaltó a los habitantes de estas tranquilas tierras. Tan tranquilas como apartadas de todo. Fue el escenario ideal para ocultar durante cerca de dos décadas un crimen, algo en lo que Genaro Ramallo no se reconoce como autor, aunque, en una carta remitida a esta redacción días antes de ser detenido, confesaba haber hallado entonces sus cuerpos sin vida, de lo que se desprende que él fue quien ocultó los cadáveres. Durante todos estos años atrás dijo a familiares de las víctimas y a sus amigos que ella huyó con otro hombre a Madrid, llevándose al hijo de ambos con ella, dedicada a vender oro.

Ahora, otra aldea de Almonaster vuelve a convertirse en escenario de otro hecho dramático. El Patrás ha vivido con consternación el triste episodio de una mujer abandonada en todos los sentidos, hasta tal punto de haber estado a punto de perder la vida. Sin higiene, sin alimentación, sin salir de casa. Así ha vivido cerca de un año Josefa, cuyo cónyuge no hizo nada –no consta oficialmente que lo hiciese- por evitar este estado a su esposa. No hay constancia de que el marido solicitara ayuda médica para su esposa, así como que tampoco la alimentase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s