La UHU saca sus clases a la calle contra los recortes

Noticia publicada en elPeriódico de Huelva el viernes 11 de mayo de 2012
Autor: Ígor R. Iglesias

El mismo día en que Hugo recibía una carta de su universidad en la que le anunciaban la anulación de su matrícula por impago, tras serle denegada la beca, profesores y alumnos de todas las facultades de la Universidad de Huelva tomaron la plaza de las Monjas para protestar a la española: visualizando qué hace la mejor juventud de la historia de este país: estudiar.

Ese día fue ayer y esa juventud adornó esa gran aula al aire libre con pancartas que contestaban a los que, partidarios (posiblemente votantes) del Gobierno, miraban con malos ojos y comentaban en voz baja: “Una mili les daba yo a estos”, como alguien dijo sin saber que por allí un redactor de periódico observaba y tomaba nota de todo lo que acontecía dentro y fuera de estas aulas, donde pocos hicieron la mona. No faltó ni el Lorenzo, que pegó con fuerza, con temperaturas cercanas a los 40 grados.

Por la tarde, a las 19.00 horas, más de 1.500 estudiantes (según cálculos de este periódico a razón de seis personas por metro cuadrado), coincidiendo con las protestas en el resto de capitales y principales ciudades del país, se dieron cita en esta plaza, donde el delegado del Consejo de Alumnos y Representantes de la Universidad de Huelva (Caruh), Alejandro García, leyó un manifiesto, arropado por profesores, un decano de una facultad, otros delegados de titulación, exalumnos y representantes políticos juveniles (ninguno del PP, como es de esperar).

García indicó que “ante el ataque más grave y preocupante a la universidad pública desde la implantación de la democracia en nuestro país, la comunidad universitaria muestra su oposición más frontal a las medidas impuestas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte”. Por todo esto, dijo, “queremos manifestar nuestra oposición al incremento de precios públicos en la Universidad, que hará más difícil el acceso a la Educación Superior”.

Asimismo, “al aumento de las penalizaciones para los repetidores, sin que se haya analizado las causas reales de los suspensos o los colectivos especiales en serio riesgo de exclusión”. Además, los estudiantes se oponen a “la situación del sistema de becas actual para los estudiantes universitarios, que no está viéndose compensada para garantizar la igualdad de oportunidades”.

García también puso de relieve, “la falta de diálogo con los estudiantes, los rectores y los otros colectivos universitarios antes de aprobar un Real Decreto Ley de esta magnitud”.

“Las imprecisiones y errores” de ese texto legislativo, criticó el representante del Caruh, “no son propias de un Ministerio de Educación, que debe ser experto y conocedor de la materia”. Algo que, a juicio de estos alumnos de la esfera más alta académicamente, “demuestra que no saben de lo que están hablando”, en referencia al Gobierno, que deja en manos de “dinosaurios” la llamada comisión de expertos, que tiene como objetivo la reforma de la universidad pública (léase: poner fin a su universalización en favor de las privadas, como ha dicho expresa y públicamente esta misma semana un vicerrector de la UHU).

El máximo representante de los estudiantes universitarios de Huelva exigió al titular del citado ministerio, José Ignacio Wert (PP), “la retirada del Real Decreto, un texto precipitado, injusto e impuesto a la fuerza, que se abra un diálogo y que las medidas que se adopten ahora y en el futuro no atenten contra la universidad pública”.

Alejandro García, por otra parte, pidió al secretario general de Universidades de la Junta de Andalucía que “presione” ante el Gobierno y que “aplique el mínimo impuesto en la subida de tasas”, así como “una política amplia de becas para garantizar la igualdad de oportunidades”.

Tras el delegado del Caruh tomó la palabra el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, Francisco Murillo, quien denunció que “la universidad que tenemos corre peligro”, recordando cómo la UHU “ha supuesto un cambio impresionante en la vida de esta ciudad” y “lo que quiere el Gobierno es cambiar todo eso”. Francisco Murillo defendió que Huelva “no merece tal cosa”.

Este decano advirtió que el Real Decreto “no es la política educativa, sino solo su marco”, por lo que auguró que la protesta de ayer “solo es el principio” de más protestas, animando a los estudiantes y profesores universitarios allí presentes a “hacer toda la presión posible ante el Rectorado y la Junta de Andalucía para que éstos, a su vez, presionen al Gobierno central, que persigue “una universidad de elite para los más pudientes”.

LOS UNIVERSITARIOS SE UNEN A LOS DOCENTES DE SECUNDARIA

Estudiantes universitarios y profesores de Secundaria se unieron tras el comunicado del Caruh en la plaza de las Monjas en una protesta común ante la Subdelegación del Gobierno contra los recortes en educación ordenados por decreto por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Los más de 1.500 estudiantes universitarios se unieron a los 500 profesores (datos de UGT) con gritos contra las políticas derechistas, que ponen en riesgo la educación pública y el acceso universal a la educación superior, tal y como denuncian los diferentes sindicatos de profesores y los estudiantes universitarios.

Gritos unánimes contra tales medidas sonaron en la Gran Vía onubense, donde se encuentra la Subdelegación del Gobierno.

Desde CCOO, se pidió que “el Real Decreto sea retirado inmediatamente”, ya que, según denuncia este sindicato, “viene a destruir el estado del bienestar” y “los esfuerzos y logros en la atención a la diversidad en educación”.

Por su parte, la secretaria de FETE–UGT, Juana Mora, criticó que, “tras los recortes a costa de la educación se financia a un banco donde quienes lo dirigen tienen suficiente dinero como para quitárselo a los colegios, la universidad, la formación profesional y la educación infantil, es decir, lo más importante de un país”.

Las protestas de sindicatos (CCOO, UGT, Ustea y CGT), de representantes sindicales de profesores y de padres y madres de alumnos, contó con autorización para desarrollarse, eso sí, ante un fuerte dispositivo policial, exagerado por otra parte, dada la naturaleza de las protestas y quienes protestaban. Sin embargo, a pesar de tal autorización, el Ayuntamiento no cortó el tráfico en la Gran Vía, donde un autobús de la empresa municipal dijo de pasar sí o sí y lo hizo. Los manifestantes “tuvimos que retirarnos ante el riesgo de atropello”, denunció ante esta redacción un delegado sindical de UTG, “la particular manera de las instituciones del PP de criminalizar a los sindicatos”, dijo el sindicalista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s