Buenos días, noche

He pasado medio año entre Huelva y La Habana, y esta última ciudad todo el verano. Me he casado con la mujer a la que amo (¡cómo podría ser de otro forma!), mi hijo cruzó el Atlántico conmigo, dos de mis amigos (Juan y Lolo) estuvieron con nosotros (mi esposa, mi hijo y yo) en las calles de aquella Habana, he estado ajeno al pesimismo, al bombardeo mediático… Antes, dije adiós a indeseables (llega un momento en el que hay que decidir a qué tipo de personas hay que tener cerca de uno)…

Por todo lo demás, seguiré exponiendo mi punto de vista en El Plural y en Diario Progresista, así como en otras publicaciones donde mis colaboraciones no son tan regulares. Eso, en cuanto a mi opinión política. Mis trabajos de lingüística también recibirán un espacio aquí.

Ausente como he estado de España, no estoy sumido en ese pesimismo que he encontrado en mi país. El bombardeo mediático es grande, sí. Aunque ya sabemos la causa: la política (la mala), la que ha dejado nuestras vidas en manos de los mercados y de decisiones (mal)políticas que hay que combatir (¡basta de tanta indigna y repugnante resignación!)… Mercados que, por cierto, tienen nombres y apellidos. Y la política no es un ente abstracto: también tiene nombres y apellidos (en listas cerradas, la mayoría de las veces -nota de humor-) y, claro está, siglas.

Continuará… Bien hallado este que escribe y bienvenido (valga para ti tanto si eres hombre o mujer) a mi blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s