Felices sueldos

Artículo de opinión publicado en El Plural el sábado 28 de diciembre de 2013

http://www.elplural.com/opinion/ppeligrosa-estrategia/

Autor: Ígor R. Iglesias

Los políticos buenos y honrados de cualquier signo, de cualquier partido (presente y futuro) (que los hay y muchos, esos que trabajan en el ámbito de sus funciones sin pervertir el servicio que desempeñan) deberían recoger el testigo de un clamor ciudadano que exige sueldos igualados con el resto de la ciudadanía, así como total honradez, transparencia y ausencia total de privilegios: como el resto de ciudadanos. Sólo derechos y deberes, en pie de igualdad con el resto de la ciudadanía, de la mayoría: gente humilde y trabajadora (aunque no les/nos dejen trabajar).

¿No ven que desde la política los malos políticos son los que van a cargarse la política? Esta redundancia es muy consciente, porque me interesa mucho otra cuestión: ¿Qué quedará luego? La política no es potestad exclusiva de los partidos (de hecho, esto que estoy haciendo aquí y ahora es política misma), pero los partidos son responsables directos del deterioro de la única arma que tiene el pueblo para organizar una sociedad a su medida, que es la única medida que yo entiendo.

Andalucía tiene una oportunidad única: los dos partidos mayoritarios de izquierdas gobiernan en coalición. Es el último cartucho para ambos de demostrar qué es esa izquierda que ostentan como partidos, qué está dispuesta a hacer ante un principio de siglo XXI que se nos presenta con un resurgir de un fascismo renovado y como siempre bruto y brutal.

No dejaré de repetir que la ejemplaridad también pasa por igualar el sueldo de los diputados y resto de representantes públicos (los que hayan de cobrar por el desempeño de su cargo) al salario medio español marcado por el Instituto Nacional de Estadística (INE): unos 23.000 euros al año, que es superior a la media real, que ronda los 15.000 euros. Es el dato que a mi juicio se presenta como el más objetivo para medir el sueldo de diputados, de la propia presidencia autonómica, de los alcaldes, de los tenientes de alcalde. No es posible que un político viva literalmente en las nubes y lo justifiquen con frases de ‘genio’: “No es un trabajo para toda la vida” o “tenemos una alta responsabilidad”. Ni es un trabajo ni efectivamente, en la realidad, ustedes son responsables de nada, pues ni judicial ni políticamente se nota (pero ese es otro asunto). No es un trabajo, no: es un servicio.

El apoltronamiento irresponsable y los altos sueldos políticos son una de las causas de este cáncer que padecemos. Andalucía debería dar ejemplo en su parlamento, como ya lo hicieron algunos ayuntamientos gobernados por la izquierda (los menos): una bajada de sueldo hasta los umbrales de la media española o, mejor, la andaluza (20.000 euros al año) es una muestra de dignidad, de razón, de socialismo, de izquierdismo, de comunismo, de todo lo contrario a una sociedad estamental. No se puede ser socialista o comunista y ser un burgués: es un insulto a nuestra inteligencia. Y el problema no es que alguien lo diga (como yo aquí y ahora), sino que lo tenga que decir. ¡Que os lo tenga que decir!

Imagen tomada de Elperiodico.com // Foto de Joan Cortadellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s