Entrevista en reportaje titulado ‘La cuestión del acento neutro’, diario EL PAÍS

Texto completo. Autora: Ángeles Lucas, periodista de El País. Fecha: 28-02-2016

Enlace: Haz clic aquí

“Los actores de cine, teatro y doblaje. Los locutores de radio, los presentadores de televisión… todos estos profesionales dejan a un lado su manera de hablar que le es propia e imitan la inherente a los madrileños o burgaleses. Eso da cuenta de cómo, en el campo simbólico mediático, se manifiesta explícitamente esa ideología imperial de inferiorización de los otros a partir de un punto cero. Sus capitales lingüísticos están desvalorizados”, apunta el investigador de Sociolingüística Crítica en la Universidad de Huelva, Igor Rodríguez-Iglesias.

 

Durante décadas, los actores andaluces han necesitado aprender a pronunciar con el llamado acento neutro para poder ser contratados en el sector audiovisual. “Esto era así. Si no sabías ocultar tu acento andaluz tus papeles se limitaban a hacer de camarero o Guardia Civil, quedabas relegado a papeluchos, nunca protagonistas. Pero a partir de Padre Coraje (2002) esta concepción ha ido cambiado. Ahora puedes aparecer en cualquier serie perfectamente siendo andaluz sin que conlleve nada más”, considera el actor de San Fernando Álex O’Dogherty, que tras más de 20 años de carrera nacional e internacional ha vivido el proceso que estigmatiza la interpretación de los andaluces por sus acentos.

 

Ya en 2004, tanto él como otro grupo de actores unidos a la denominada generación Cinexín, de la que forman parte Alberto Rodríguez, Gervasio Iglesias o Santi Amodeo, se quejaban de tener que ocultar el acento y de verse encasillados con determinados tipos de papeles en una charla celebrada en el Festival de Málaga.“Lo neutro no es más que una falacia, una construcción ideológica que todos llevamos incorporada en los discursos cotidianos a través de las diversas instituciones sociales de inculcación”, apunta el investigador. “No hay lengua más relevante que otra, no hay formas lingüísticas más relevantes que otras”, añade Rodríguez-Iglesias.

 

El actor malagueño Dani Rovira, durante la pasada gala de los Goya, hizo un guiño a esta cuestión hablando de forma irónica con uno de los acentos de Andalucía: “Aquí están los directores importantes… Pueden pensar… A ver si no saben hablar y nos les ficho”, dijo en tono de humor. Un comentario en una edición en la que han sido premiados la linarense Natalia de Molina como mejor actriz protagonista, el malagueño Miguel Herrán como mejor actor revelación y otros cuatro andaluces más en el ámbito técnico y de creación.

 

“Que en algunos campos se estigmatice el andaluz es producto de una ideología de inferiorización. Da cuenta de la dominación de un grupo sobre otro. No es nada lingüístico, en la lengua no hay nada que produzca eso: es político, con base en las prácticas sociales, la historia y la filosofía política”, detalla el experto. Quedará para el recuerdo el papel de limpiadora de La Juani en la serie Médico de familia. Como escribiera el autor Juan Carlos Aragón en la chirigota Los Yesterday de 1999: “Después te ponen la serie de Emilio Aragón, con sus castas, y aparece en el más ínfimo escalón, de su estrecha jerarquía, el servilismo mamón de las marmotas de Andalucía”.

 

Perspectiva andaluza

 

Las coplas del carnaval de Cádiz en la calle, reflejo directo de la percepción andaluza de los problemas de España y el mundo, ha sido parte del material con el que ha contado la directora del documental Mi querida España, Mercedes Moncada, para narrar la historia reciente del país desde una perspectiva andaluza, una cinta a la que ha añadido imágenes grabadas ex-profeso de una montería y recursos de archivo como entrevistas del periodista Jesús Quintero.

 

“Esta película añade una voz a la visión del país, la andaluza. Se analiza la historia desde una perspectiva identitaria”, comenta la directora, que ha recibido este año el premio Asecan a la mejor dirección por esta cinta, estrenada en el festival de cine de San Sebastián. “Fue muy sorprendente para los asistentes descubrir la realidad de España percibida desde los andaluces. Siempre se ha analizado el discurso vasco o catalán, mientras que el andaluz ha quedado prejuzgado y sin análisis”, apunta.

 

La obra ha recibido también el premio al Concurso de Creación Documental Imagenera que convoca el centro de Estudios Andaluces con el objetivo de rescatar las historias, personajes, sentimientos, situaciones y contextos relacionados con la realidad social y la memoria de Andalucía. “Me siento más andaluza que española, por eso ha supuesto una caricia emocional para mí”, asegura Moncada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s